Accesibilidad

ACCESIBILIDAD

¿Qué entendemos por Accesibilidad Universal?

Según establece la «Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad», la accesibilidad es un derecho que implica la real posibilidad de una persona de ingresar, transitar y permanecer en un lugar, de manera segura, confortable y autónoma. Ello implica que las barreras de entorno físico deben ser suprimidas.

La Accesibilidad Universal es la característica que deben cumplir los entornos, bienes, productos y servicios, que permite a todas las personas su acceso, comprensión, utilización y disfrute de manera normalizada, cómoda, segura y eficiente. Resulta un concepto absolutamente contrapuesto al de barreras.

Estas barreras todavía impiden que un gran grupo de personas lleve a cabo tareas sencillas de forma independiente.
Pero vemos, que todas las acciones correctoras, medidas, y ajustes razonables que se realizan pensando, como no puede ser de otra manera, en la defensa y promoción de los derechos de las personas con discapacidad, repercuten de manera directa en toda la población.
Por eso, nace el concepto de LA NUEVA ACCESIBILIDAD UNIVERSAL, para que se eliminen todas las barreras y brechas físicas, tecnológicas y, también las sociales y culturales. Porque hablamos de inclusión, de igualdad, de derechos y de convivencia en paz, tranquila y con la máxima autonomía posible. La Accesibilidad universal es, en definitiva, un bien común que nos beneficia a todos, en todo momento.

¿Por qué una "Nueva Accesibilidad Universal"?

#GeneraciónInclusiva. Es el reto de nuestra época, de nuestra generación.

La Comisión Europea, las Naciones Unidas y el Banco Mundial han demostrado que alrededor del 20% de la población mundial tiene una discapacidad temporal o permanente. En España, más de tres millones de personas, un 7% de la población tienen reconocida una discapacidad. Pero no podemos olvidar las “discapacidades orgánicas o invisibles” ni tampoco, las limitaciones puntuales o permanentes que cada uno de nosotros y nosotras tenemos. Nadie es Superman, todos tenemos nuestras circunstancias y necesitamos que la política ponga a las personas en el centro de su acción y presupuestos para mejorar la calidad de vida de toda la población.
Ofrecer un producto, servicio o entorno “accesible” significa que todos pueden usarlo. La Accesibilidad Universal combate así la desigualdad social y promueve la integración de diversos grupos y edades. La Accesibilidad Universal es una parte lógica de una sociedad responsable moderna.

El objetivo de la Accesibilidad Universal es la inclusión, la convivencia conjunta, segura y en libertad e igualdad.

Por eso, el apellido “Universal” acaba teniendo en este nuevo concepto, una mayor transcendencia. Hablamos de todos y para todos. Hablamos de nuestra libertad, igualdad y dignidad como personas que vivimos y convivimos en sociedad.

¿Por qué me siento tan involucrado con la Accesibilidad Universal?

Cuando hablamos de Accesibilidad Universal, lo primero en que mucha gente piensa es que hacemos referencia a las personas con discapacidad física, sensorial, intelectual, del conocimiento o del desarrollo, estimando que hablamos de un 7% del total de la población. 

Luego se amplió el término englobando a «personas con movilidad reducida» incorporando a aquellas personas con discapacidad y también a las personas mayores o todas aquellas que de manera puntal tienen limitada su autonomía de movimiento.

Sin embargo, nadie debería olvidar que la Accesibilidad Universal es, realmente,  un bien común, una mejora directa de la vida de toda la población aumentando para toda la calidad de vida: cualquier mejora o barrera que se elimina, se elimina para todo el mundo.

Todas las acciones y mejoras que se realizan pensando en el colectivo de las personas con discapacidad, repercuten de manera inmediata en toda la población, facilitando a todas las personas sin excepción el uso y disfrute de productos, instalaciones, servicios y tecnologías. 

Ampliemos nuestra mente y perspectiva social entendiendo universal como lo que realmente es: para todos y todas y, por tanto, un bien común.

 

Accesibilidad en la Constitución Española

La Constitución Española atribuye a los poderes públicos la promoción de las condiciones que hacen posibles la libertad y la igualdad. Asimismo, les encomienda remover los obstáculos que impiden o dificultan la participación plena de los ciudadanos en la vida de su región.

En 2003, Ley de Igualdad de Oportunidades, No Discriminación y Accesibilidad Universal de las Personas con Discapacidad, la accesibilidad deja de ser un aspecto más de los Servicios sociales para entenderse como una condición ineludible para el ejercicio de los derechos fundamentales que asisten a los ciudadanos con discapacidad, introduciéndose la necesidad de un uso normalizado y no discriminatorio del mobiliario urbano accesible y los demás espacios y entornos construidos.

Pero es el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social, el que concreta y determina las condiciones para promover la accesibilidad universal, incluyendo un régimen sancionador para sus incumplimientos. Y aquí está la cuestión principal: es necesaria la legislación, pero más su cumplimiento.

Es urgente un cambio político y cultural en este sentido y que se hagan cumplir las leyes que garanticen el pleno desarrollo de nuestros derechos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad